viernes, 7 de septiembre de 2007

A quince días

A quince días de uno de los sucesos mas importantes e increíbles de mi vida, me encuentro inmersa en un sin fin de preocupaciones y pienso ¡QUE INJUSTICA! No dedicarle el 100% de mis retorcidos, hilarantes, rebuscados y cuestionantes pensamientos y saber que en contraposición, estos, atraviesan por una etapa de constante lucha entre la preocupación cotidiana y el placer que le genera escaparse por unos segundos a las tierras dominadas por la imagen de aquél maravilloso suceso.

¡Que delirio! Y ¿quién me manda a abandonar la cómoda vida del trabajador dependiente para lanzarme a la aventura del “negocio independiente” y luego terminar pensando en cual seria la forma más fácil y conveniente de abandonar el barco sin quedar como un total fracaso? ¡Pero es que no quiero! Y mi lado optimista (que es bastante grande y ocupa el mayor porcentaje de mi cuerpo, alma y mente) me dice: sigue luchando, sigue apostando, sigue creyendo… mientras las necesidades de mi bolsillo me gritan con suma desesperación ¡BUSCATE UN TRABAJO! Y no es que no trabaje… Pero mi cerebro, bastante aburrido por cierto, se la pasa reclamándome más trabajo, más retos y más creatividad, la cual tengo atorada en la línea que divide mi visión de mis pensamientos.

Hoy, con la cabeza llena de canas (dios, ¡ojala sólo fuera en mi cabeza!), la boca llena de úlceras post stress (y es que se me acabo el listerine y ni si quiera me pude dar tiempo ni un lugar en mi economía para reponer el que se terminó hace ya una semana), con unos kilos menos, (trato de cuidarme para no perder la línea ni lo poco que queda en mi cuenta bancaria) pienso…. ¿Qué lugar de mis pensamientos le otorgo a aquella maravillosa ilusión que me hace el que llegue ya a tierra peruana la persona que me permite sonreír todas las mañanas, quien me hace olvidar por varios minutos toda esta fila de problemas que me ponen cada día más vieja, como si no bastara ya cargar con estos 30 años (de los que valgan verdades me siento muy orgullosa)?


nAT
15 Set 07
anyway, you are always on my mind

1 comentario:

GARRA CREMA dijo...

Te sientes vieja a los 30 años?
Como te sentirás a mis 47 años entonces?
Saludos,
FITO