jueves, 17 de enero de 2008

Los amigos... Las amigas

Todos sabemos que la amistad entre hombres y mujeres es bastante distinta y ya lo saben lo hable en aquel post en el que hablaba de mi amistad con el sexo opuesto... Pero definamos amistad... y creo que no hay palabra que la pueda definir mejor como la misma "lealtad" y a ver quien me dice que tiene más amigos (de esos de los de verdad) que los dedos en una mano, a mi particularmente una mano me sobra...

Y a ver a mis amigos... que no son pocos (hablo del sexo opuesto) y en especial de uno... que si le gustara leer (tanto como a mi) seguro lo podría leer, pero no, el no va de estas cosas... se aburre rápido y pues nada toma en serio. Este año al parecer por fin se decidirá a dar aquel gran paso del que muchos hombres (sobretodo los de su edad) van huyendo... y cuando oí la noticia dije: PERO ES QUE YA VENIA SIENDO HORA, y ojalá no se me desanime con tanto gasto que le he visto haciendo este último mes... (15 días en realidad) Noticia que no pude guardármela para mi sola... es que ¿Cómo no podría saberlo nuestro tercer cómplice? con lo que dije... ahi no más... luego luego, le arruino la sorpresa (claro mi madre y mis "angeles de charlie" no cuentan cuando declaro: "ahi no más")

El caso es que este, mi amigo... se nos casa, y si, quizás no mañana... quizás ya el próximo año, pero le viene dando esa necesidad de sentirse soltero quizas por último año y es que lo vengo viendo muy seguido, y no es que me sature (que por esa etapa ya pasamos y hace algunos años) pero ¿todos los días? aunque me encanta por que lo quiero demasiado y a pesar de que se la pase todo el tiempo llevándome la contra, cambiándome los planes y burlándose de cada uno de mis pensamientos (que bien sabemos son los tuyos en muchas ocasiones), al momento de necesitarlo ahi estará y quizás antes de yo misma darme cuenta. Y es cuando pensamos y ahora que será de nosotros... y tengo en la cabeza esa tonta declaración de: "... No me quiero casar, ya no vamos a vivir cerca, ya no podré venir a verte siempre, ya no podremos pasar tanto tiempo juntos, NO, en serio yo no quiero, por que los voy a extrañar..." (¡¡¡Que inocencia!!!), pero la vida viene llena de esto que le hacemos llamar: QUEMAR ETAPAS... Pero ¿Quién quiere quemar esa etapa de amistad incondicional y al 100%? Pues ni yo misma quisiera, pero así es la vida y que te cases, mi adoradísimo amigo, no quiere decir que mañana ya no estes a mi lado cuando asi lo requiera esa relación (nuestra relación) de amistad... Por que créeme que, junto con nuestro tercer complice, nos meteremos a tu "nuevo depa" a pedirles que nos atiendan y nos den mucha cerveza o nuestro tan clásico Wiskhy con Guaraná (¿¿¿Quién fue el sabio???)

...los amigos...

¿las amigas?

¿Nosotras? pues no, vamos de otra cosa... vamos de shopping, vamos a la playa y no importa que bien o que mal hayamos llevado nuestro cuerpo todo el invierno para terminar admirando el cuerpo de las demás y en una playa en donde nadie nos podrá ver, en donde el mar está mas negro que las rocas que las acompañan, abundan malaguas y gente no "tan bien" (ajjjj sonó malazo). Pero así somos las amigas, incluso llegamos a mojarnos el pelo (aún una sin quererlo) para que la otra ¡¡¡Te cambie la cara!!! (¡Pero es que últimamente me pones unas caras! ¡SI, Tú!) y luego decían que yo era complicada.

Si tenemos el cumple de alguna de nosotras, ¡NOOOOOOO!... tenemos que comprarnos algo para la ocasión y siempre siempre...con la camarita complice... así tenemos con que llenar nuestras... ¿memorias? o ¿ese estúpido HI5 o facebook? (por favor no HI5.... que ya está hace rato DEVALORADÍSIMO... por no decir alguito chusco también) siempre nos decimos lo lindas que estamos, nunca nos decimos que mal te queda eso (para eso tengo al otro bando... que gracias a dios sin pelos en la lengua me dice incluso cuando ya me toca cera si se empiezan a notar aquellos pelitos que crecen en algunas zonas en donde no deberían aparecer).

Tengo amigas y tengo amigos y no, no somos para nada idénticos o almas gemelas, somos distintos pero con mucho tiempo para celebrar esas diferencias que nos hacen tan complices y tan complementarios... y la clave está en aceptarlos tal y como son, y entender que jamás pensarán como nosotros y que los quieres con todas y cada una de sus excentrecidades (para tí, ya que para ellos tu normalidad es una excentridad). Los quiero, aún cuando hasta el día de hoy me sienta incapaz de ir a una fiesta swinger, tomar anabólicos, llamar a esa personita luego de un par de copitas (de más), tener una amistad cariñosa, dormir en los baños, tirar la chela en plena calle, tildar a la gente de "marrón" o "chola", decir que alguien es bonito sólo por el hecho de ser blanco, cantar ebria hasta las patas "visiten nuestro bar" (cuando la canción ya terminó)... ¡Ni hablar!, pero vaya que me divierto con ustedes, además de por quererlos tanto (como mierda), por que no podría haber tenido mayor suerte en la vida que nos cruzaramos en el camino y por que la risa, (carcajada), ¡es siempre compañera de nuestros encuentros!

nAT
17/02/08

2 comentarios:

markin dijo...

y para qué están?

Jaja,
Me ha divertido mucho la manera en que describes las emociones de tu entorno, hasta creí sentir los gestos de esos tus amigos.

El hombre perdido en el compromiso, en la necesidad de sentrise lirbre sabiendo que pronto caerá preso. Temores.

La otras, tus amigas, tal como tú misma, tal como te sientes a ti, las sientes. Unidas. Y es lo bueno.

se te estima
Chau.

Anónimo dijo...

jajajaj marrones ¡¡¡ que buena historia ...voy a tomarme el tiempo de leer otras.
Slds
Humigo Wanke