jueves, 31 de julio de 2008

Estómago Revolucionado

No me levanté temprano... tampoco pasaba del medio día, lo que puede significar que efectivamente tan tarde no era. Aún así, poco tiempo quedó para el desayuno y no es que no hubiera, pero conscientemente puedo afirmar que fue "celebrado" un par de horas atráz. Dado lo atareada que me encontraba, el desayuno fue tomado al paso... un par de omeletes o tortillas (como gusten) bastante frias ya y un vasito de jugo casi a medias (no soporto la fresa pura en jugo) ... "hmmmm que feo..." fueron suficientes para continuar con el día.

¡Almuerzo! y sí, ya tocaba... fideos en salsa de ají de gallina, deliciosos... no me puedo quejar, ni callar... deliciosos efectivamente... lo fueron tanto que no dejé rastro de lo que había sido inicialmente... (normalmente dejo la mitad, no me culpen... como poco)... claro, este día me venía pintado de colores distintos y dios sabe que fue lo que pasó en mi estómago, bastanto pequeño, especial y selectivo... "...hmmm quiero más..." y ya no fueron fideos... terminé introduciendo en mi organismo un par de hamburguesas hechas a base de pescado........ ¿qué tendría que ver? Igual me las comí... ¡completitas!

"... Por favor mi matecito de manzanilla..." (clásico e imperdible)

Unas horas más y la revolución de mi estómago se levantaba nuevamente: ¡¡Zoooo!! un par de picaras por favor.... en 5 minutos (¿dije 5? que delicada que soy conmigo misma) ni rastro de las 12 galletas.... aún así, mi estómago seguía reclamando: ¡Dulce! ¡Dulce!... depronto escucho a mi madre poseida por el espíritu de la Plevisanni... "... quiero hacer un pastelito..." Vamos, que se apure, decía en mi mente...

No habían ingredientes.... "... ya vuelvo, voy a comprar..."

Mientras tanto... esas ganitas de dulce... por supuesto, iban creciendo... la ví volver... y en lugar de ingredientes vi en su mano un pedazo de turrón: ¡DAMEEEEEEEEEEEEE! ... hmmmmm que delicia...

La noche se fue acabando y claro... nuevamente el matecito de manzanilla hacía su aparición... pero... hmmm no sé... algo más quería mi estomago en turno de revolución... algo más...

¡¡Zoooo!! comprame un paquete de waffers y unas Lays para cortar el dulce!!!! ¡URGENTE!

No crean que acabe con ese paquete de 9 wafers re dulces... ¡¡¡No!!! dejé uno, por que me había cansado digamos que un poquito... ya le tocaba, además, el turno a las lays... (matecito de por medio, por supuesto).

Ya a las casi 02:00 horas (AM)... ese estómago tan revolucionado terminó pagando el derecho a tremendo lío causado... (¡sí sólo fuera eso, sin dolor acompañado... seguro que lo repetería de aquí a un par de años!).

3 comentarios:

Raulín Raulón... dijo...

Ay, que rica vida, sobretodo por la manzanilla. Excepto por los wafers que me parecen huecazos, y los que sustituyo con leche Nestlé.

Con tal de que no hayas salido a la medianoche a buscar "Casino Royal" (sic), bien...

Imberbe_Muchacho dijo...

jjaaaa, conmo decia Julio Andrade, "uta que rico" jaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

nAT dijo...

Raulín: ¿casino royal? las odio... y como es eso de que el wafer es hueco? jajajaja
Imberbe: tan rico que fue demasiado... a ver cuando le paro la mano... esto de estar sin trabajo me tiene comiendo todo el tiempo, lo que me sorprende que aun no salga de los 49 Klg. (que miedo no me quiero ni pesar!!)