miércoles, 6 de agosto de 2008

Pequeñísima Tragedia

Cuando hoy me regodeaba en mi "cuasi dolor", con lágrimas de por medio y esa casi falta de aire que te pone frente a un llanto casi criminal... decía: C, ¿qué voy a hacer?... es que me voy a morir de amor... con la respuesta inmediata y bastante más sensata: Nat, nadie se muere de amor, ¡por favor!

Ante tanta ecuanímidad (ya vieran mi cara de desconcierto, a lágrima VIVA y con la respiración acelerada) sólo me quedó dejar de lado ese "cuasi dolor" y decir: puta madre, déjame adornar bien mi pequeñísima tragedia...

Y que bien que me vinieran a cagar mi dramita insesante, de los que van y vienen, de los que fácilmente encuentran el camino de vuelta (que nunca se van y se mantienen, mas bien, escondiditos; para aparecer cuando mi yo "victima" los necesite de manera tan pero tan ¿repentina?)... de esos que, me imagino seguro muchos; ya hace rato tienen ganas de decirles: No me jodan más...

Así será...

2 comentarios:

Just dijo...

No hay verdad mas cierta.
una amiga dice "no creo que te mueras, del suelo no pasas"

a veces no le creo.

Imberbe_Muchacho dijo...

bueno, cada quien vive sus tragedias como quiere pes...por cierto bonito tu header